jueves, 11 de enero de 2018

Sumisos que necesitan límites



   No me cabe duda que el BDSM ha dejado de ser hace rato un conjunto de técnicas y actividades sexuales particulares para ingresar al brumoso terreno de lo que se define como una cultura. Dentro de esa cultura BDSM, las comunidades siempre han buscado normalizar el comportamiento de sus miembros; por ejemplo mediante la formalización de parejas amo – sumisa que estipulan sus deberes y derechos mutuos, acollaradas cual matrimonios vainillas con sus libretas matrimoniales. 

   En esas comunidades BDSM, uno de los temas a tratar más trillados es el de los límites. No hay sitio de Internet o debate en reuniones en donde se debata sobre lo importante que es prevenir abusos mediante el respeto de la parte dominante de los límites establecidos por la parte sumisa. Sin embargo, mi experiencia Femdom es la opuesta. Yo manejo la sesión sexual de acuerdo a mi criterio, sin aceptar consensos preestablecidos ni límites restrictivos pero la tiene que poner límites soy Yo, porque los sumisos varones casi siempre intentan llevar la relación mucho más lejos de la sesión. 

Nunca viví algo así. Podremos repetirlo?
Necesito volver a verte.
Aceptarías salir conmigo en otro momento? Ya sé que sos casada pero me gustaría tener con vos más intimidad que la que tuvimos la otra noche.

   Si el orgasmo más fuerte de tu vida te llegó después de una sesión con una Mistress profesional, vas a tener más chances de repetirlo pero también sabés que las ecuaciones económicas con las que hasta hoy manejaste tu vida pueden empezar a salirse de control. Si lo bueno hay que pagarlo, suele costar mucho. En mi caso y en el de la mayoría de mis amigas dóminas, las atenciones que exigimos corren por otros carriles pero igualmente sólo vale nuestro placer hedonista y egoísta. Ese mismo despotismo femenino que tanto te excita, puede volverse en tu contra si deseas que tu dama fetiche pase de Mistress a novia.

   Podés ser un afortunado, como lo fue mi actual esclavo marido, de encontrar una Dominante de corazón desocupado y hacer todos los méritos necesarios para enamorarla. Bien por vos. Pero si Ella te marca la cancha de entrada y te advierte que no busca ni desea compromisos, conformate con que, si te comportas como Ella espera y le brindas las satisfacciones que Ella exige, terminado el encuentro sólo podrás aspirar a ser un buen recuerdo.

   En mis paganas celebraciones, invoco al espíritu de Afrodita, al libertino deseo erótico. Lo que yo busco en el sado es aquel eslabón perdido en la cadena del amor romántico pero que es a la vez efímero y espontáneo. Aquello que es tan difícil de encontrar porque requiere reconocer y aceptar que el sexo fue una gran oportunidad de dar y recibir y que no requiere una continuación afectiva. Si fuimos capaces de llegar a la cumbre del orgasmo mediante una combinación deliciosa de pasiones y acciones sádicas, porqué afectar esa perfecta pureza del sexo en estado virginal contaminándola con pseudorromanticismos posteriores que sólo pueden aportar desilusiones y sentimientos equívocos.

  Siempre he estado atenta a las fantasías y fetiches de los sumisos, suelo escucharlos y he conocido entre sus filas muchos más cupidos que marquesitos. Sacher Masoch fue un clarividente profeta cuando caracterizó en Severin los excesos a los que un hombre puede llegar cuando la lujuria se transforma en amor. Quizás te alivie saber que no sos el único que tuvo una experiencia sexual fuertísima con una mujer dominante (profesional o no) y quedó marcado para siempre por el poder de ella. Ella, que es tan diferente de todas las mujeres que conociste. Te tocó quedar ahí, desvirgado para siempre, ejecutado contra la pared del sexo Femdom inolvidable. He ahí el privilegio (o la condena) de ser sumiso.




viernes, 5 de enero de 2018

Leg show. La caja de las medias de la abuela


   Desde niñas, las mujeres hemos aprendido que una forma sencilla de obtener lo que queremos es mediante la exhibición de las piernas rematadas por los encantadores zapatos o botas cortas de tacos altos. Si le agregamos la hosery adecuada, nuestras piernas se vuelven irresistibles. Las medias de nylon son un fetiche entre fetiches. Yo amo coleccionarlas, ordenarlas, olerlas, ponérmelas, quitármelas. Amo que me las besen y me las acaricien. 

   En la películan de Truffaut  El hombre que amaba a las mujeres, el protagonista dice: Las piernas de las mujeres son compases que recorren el planeta dándole equilibrio y armonía. En busca de esa armonía, voy a revolver el cajón de las medias de la abuela. Veremos con qué me encuentro para construir un calendario vintage y arrancar con todo el espíritu sado, sensual y femenino en estos primeros días del 2018.




Enero



Febrero



Marzo




Abril


Mayo





Junio



Julio

Agosto


Septiembre




Octubre



Noviembre




Diciembre






domingo, 24 de diciembre de 2017

Feminización de una princesa pagana







   Estás hecha toda una princesa pagana. Te amo más que hace un rato (y que hace años). Comenzás el juego muy presumida y se te nota una primavera floreciente en la sonrisa cómplice. Sabés que es un juego, pero ambas sabemos jugarlo. Me gusta verte tan mujer como deberían ser, pienso para mí, tantas de mis grises congéneres. Hasta este momento, ninguna de las dos había pensado en iniciar el sexo. Primero, la femenina seducción. Te ponés las botas y subís las cremalleras, te afirmás arriba de los tacos de quince mientras te acaricias las medias sedosas que te presté y te aprietan pero ya no te importa.

   El mundo? ah, es eso que queda afuera, que ahora queda más lejos. El juego va más allá de un mundo prejuicioso. Me emociona mirarte a los ojos y ver tus pestañotas arrimeladas y movedizas y las líneas de tu lápiz delineador. Están tan recargadas que apenas encuentro tus ojos. Pintarrajeada de puta desde antes de que a Mí se me ocurra venderte al primer chongo que vea por ahí. Para que entres más en juego, te presto mi abanico que agitas lentamente, con gracia. Tenés calor porque estás anhelante de tanta femineidad. Cruzás las piernas y te corrijo la postura de las pantorrillas. Sé que te cuesta, que sos bruta a veces...

   Para las mujeres que gozamos forzando a los varones a ser una de nosotras, la experiencia es tan trabajosa como grata. Se hace un paréntesis, pues se te cae un aro. No te lo habías amarrado bien a tus orejas, es la falta de costumbre. Nos reímos, o mejor dicho, soy yo la que me río, vos estás aun tensa y medio quejosa. Sos muy coqueta y te da pudor desarreglarte algún detalle de tu look tan prostibulario. Ya sé que la construcción estética es fundamental aunque presiento que lo tuyo, sin descuidar la estética, va por otros canales más audaces... 

   Si nos quedáramos ahí, atrapadas en esa situación, describiría tus emociones como las de un actor interpretando a una chica con ínfulas de estrella. Una ópera insinuante de lo grandioso. Entonces bato los dados para la primer tirada sobre el tablero amatorio. Feminización.... forzada? dictan los dados. Te hago la pregunta Cómo te llamás, nena? Te fuerzo a llamarte con un nombre de mujer. Por supuesto, sos tan predecible que te autoproclamás con un nombre de damisela francesa. Escondo una carcajada y solamente sonrío ante tu atrevimiento de cabaretera. A esta altura, mi ropa interior ya está algo mojada. Estás tan linda, tan mía, tan suave, tan sumisa, tan sensual.... 

   Menos mal que tenemos la cama cerca, suavemente iluminada con tonalidades rojas. Reconozco tu perfume como mío. No sólo te llevás mis maquillajes usados sino que a veces te atrevés con mis perfumes, cuando están por terminarse. El burbujeo de tus hormonas femeninas se confunde con las burbujas de champagne con que mojo mis labios. La noche es profunda en silencios externos, o al menos nos parece. Enredás los tacos entre las sábanas, mientras arrojás tus dados apostando a que salga la palabra Sodoma. Te hago más puta que nunca. Te fuerzo a controlar a la ramera siempre apurada y me pedís más. Te fuerzo a pedir. Y me demandás que te fuerce más. Me derrito y te enloquecés. No hay barreras para el juego cuando dos lesbianas se enlazan. Te fornico y me jugás al trencito del Amor. Todas locomotoras y vagones. Al rato, nos vamos frenando de a poco, agotadas.

   Las horas posteriores a las doce campanadas de la vida cotidiana nos apresuran súbitamente. Al día siguiente, no nos acordamos nada del juego de la noche anterior. Ese olvido es también parte del juego; es la parte que permitirá reiniciarlo en otro momento. La princesa pagana que anoche forcé, se sube el cierre de su bragueta masculina y emprende viaje a su trabajo sumiso, con sus aburridas ropas de varón convencional, para cumplir con las obligaciones ante su Reina. 

   Y vos, chico malo, aunque sea una vez en este 2018 que se inicia, te animarías a jugar con una Domme al juego de la princesa pagana? 





sábado, 16 de diciembre de 2017

10 Sensuales y Femeninas. Fetish on the groove II




Madonna en Justify my love by Tom Munro



   George Michael nos dejó en diciembre del año pasado. El mío es un tardío homenaje; creo que una obra de arte fetish como el video de Too Funky debió estar en mi blog hace mucho tiempo como un símbolo de todo lo que es Sensual y Femenino para mí. Con la música y el video de Too Funky en mente, preparé esta selección de videoclips que se inclina más por otros ritmos a diferencia de mi anterior Fetish on the groove, que fue una selección de videos con temáticas fetichistas pero claramente para pista de la disco. 

   En esta lista, además de George Michael, parecen Britney, Rihanna, Kylie, Jennifer, Beyoncé, por supuesto Madonna y algunas sorpresas más. Para ir cerrando el año con ritmos Sados, Sensuales y Femeninos, 10 Sensuales y Femeninas. Fetish on the groove II.




Beyoncé en el Crazy Horse. Partition





Puesto 10. Dita Von Teese - Velvet Underground. Venus in furs (1967).

No es un video oficial pero qué importa. Este video es una obra de arte erótica que mezcla escenas fetish protagonizadas por Dita con la Femdom poesía de Lou Reed en su homenaje a Wanda y a todas las dominatrices.






Puesto 9. Beyoncé. Partition (2013).

Un drum&bass filmado con toda la estética parisina del cabaret Crazy Horse, con sus famosos juegos de luces y sombras sobre la piel de Beyoncé. Otro punto alto del video es el corsette que aparece alrededor de los 0:30 min. 

  





Puesto 8. Kylie Minogue. Sexercise (2014).
     
La clase de gimnasia más sexy de todos los tiempos? El video nos muestra a Kylie en una clase de gym en high heels de charol rojo al estilo de la gimnasia de las putas, con caricias lésbicas incluidas. 






Puesto 7. Britney Spears Till the world ends (2011).

Toda selección de videos fetichistas debe tener su momento Britney,  siempre tan esperado por todas mis fans sissies. Mientras el mundo parece destruirse en la superficie, Britney y sus coristas organizan en el subsuelo una fiesta muy sensual, con mucho cuero y estética gay.






Puesto 6. Duran Duran. The chauffeur. (1982).

Un recuerdo de los sensuales y femeninos años ochenta. El ritmo lento de la canción acompaña a la fotografía de Helmut Newton en blanco y negro. Una obra de arte poco conocida de Duran Duran dedicada a la lencería erótica y a la seducción lésbica. 







Puesto 5. Jennifer Lopez. Fresh out the oven (2009).

La cámara de Jonas Akerlund (Girl Panic, Telephone, Paparazzi) hace maravillas sobre los rojos labios de Jennifer, sus tacones y toda su parafernalia fetish. 





Puesto 4. ZZ Queen. Bebop a Lula (2011).

Un clásico rockero de los años cincuenta reversionado en versión latex por esta cantante negra de Florida.







Puesto 3. Rihanna. Te amo (2010).

Ambientado en un palacio, este video de Rihanna es el canto al amor y a la seducción entre mujeres. La morocha de Barbados en pareja con la piel blanca de la esfinge francesa Laetita Casta. Los hombres sólo pueden mirar.







Puesto 2. Madonna. Justify my love (2012). 

Durante un intervalo del MDNA Tour, Madonna nos regalaba a sus fans este video de Tom Munro en todas las pantallas del escenario. Lleva el clásico estilo blanco y negro de Munro, el mismo que ya había utilizado para filmarla en Give it2 Me. Veinte años después de las visiones de fantasías sexuales del video original de Justify my love, Maddie volvía a encendernos con sus provocaciones. Esta chica no se baja del caballo ni después de cumplir cincuenta.







Puesto 1. George Michael. Too Funky (1992).

Grabado durante el reinado de las supermodelos de los noventa y con diseños fetichistas de Thierry Mugler en primer plano, Too Funky pone en escena por orden de aparición a Linda Evangelista, Nadja Auermann, Emma Sjoberg con el famoso corsette - motocicleta de Mugler, una breve aparición de Julie Newmar enfundada en latex para recordar a Gatúbela, Eva Herzigova en look metálico, Estelle Hallyday, rubísima en vinilo negro y Tyra Banks con velos verdes transparentes. Entre todas ellas, también se dejan ver la actriz Rossy de Palma y la famosa travesti Lypsinka. 




Gracias por todo y hasta siempre, George!







George Michael y las chicas de Too Funky



Linda Evangelista


Emma Sjoberg



Eva Herzigova




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...